Morena ha convertido en un cochinero el proceso electoral en la CDMX, al coaccionar ciudadanos a que voten por ellos el 2 de junio.

El proceso electoral de la Ciudad de México está convertido en un cochinero por parte de la dirigencia local de Morena y sus candidatos a diversos cargos de popular, quienes a toda costa buscan coaccionar a los electores para que acudan a las urnas a votar por ellos el próximo 2 de junio, haciendo uso faccioso de los programas sociales y la intimidación física o vía telefónica.

Raúl Torres Guerrero, diputado local del PAN, aseguró que varias beneficiarias del programa de apoyos a madres solteras del Gobierno Federal han sido privadas del apoyo de mil 600 pesos bimestrales por no comprometer su voto a favor de la 4T en las próximas elecciones federales.

El legislador también denunció que en el ámbito de la vivienda, el Instituto de Vivienda (INVI) está posponiendo la entrega de departamentos en diversas alcaldías como Coyoacán, Álvaro Obregón y Tláhuac, condicionando la entrega a que los futuros propietarios voten por Morena.

“Estas prácticas son inaceptables. Hemos recibido informes de que están realizando llamadas intimidatorias a los residentes de colonias con proyectos de Mejoramiento Barrial y Comunitario, advirtiéndoles que si no votan por determinados candidatos, perderán el acceso a los recursos”, manifestó Torres Guerrero. 

A su vez, Rocío Barrera Badillo, candidata a la Alcaldía Venustiano Carranza por la coalición PAN, PRI y PRD, informó que presentó una denuncia ante la Fiscalía de Delitos Ambientales y de Protección Urbana, sobre violaciones específicas en más de 16 inmuebles que exceden los permisos de construcción permitidos y transgreden regulaciones ambientales.

También denunció que autoridades y funcionarios del gobierno capitalino están utilizando inapropiadamente las facultades y recursos del Fondo para el Desarrollo Social de la Ciudad de México (Fondeso) para coaccionar el voto e inducir a los habitantes beneficiados a votar por Morena. 

Apuntó que el  secretario de Desarrollo Económico del gobierno capitalino, Fadlala Akabani, dio instrucciones para que se  distribuyan créditos de entre 5 y 50 mil pesos, sin adherirse a las reglas de operación establecidas,  y a través de Graciela Martínez, delegada de Morena. 

Barrera Badillo advirtió que esta acción puede tener un trasfondo electoral, dado que los beneficiarios reciben advertencias veladas de apoyar a Morena en los próximos comicios, a pesar de las garantías ofrecidas por Martí Batres, jefe de Gobierno de la CDMX, quien prometió que su administración evitaría el uso indebido de los programas sociales para coaccionar el voto durante el proceso electoral en curso.

“Persisten las preocupaciones. Batres afirmó que los programas se han mantenido libres de cualquier simbolismo partidista, específicamente de Morena, y que tampoco llevan el logotipo del gobierno y que se ceñirían a lo estipulado por la ley, especialmente en lo que concierne a la entrega de apoyos en especie, pero las acciones de sus operadores políticos van en otro sentido”, sostuvo Barrera Badillo.

Adicionalmente, la candidata de la coalición PAN-PRI-PRD acusó a la administración actual de la alcaldía de utilizar recursos públicos y personal de la misma demarcación en actividades proselitistas, lo que ha motivado numerosas denuncias ante el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM). 

Estas acciones, según Barrera Badillo, están diseñadas para fortalecer la presencia de Morena en la alcaldía mediante tácticas que bordean la coerción y la manipulación electoral.

En tanto, el candidato priista a la Cámara de Diputados por la alcaldía Álvaro Obregón, Xavier López Zirión, formalizó su solicitud de protección a la Guardia Nacional, tras denunciar amenazas de muerte por parte de activistas de Morena el pasado fin de semana.

Con ello se suma al abanderado panista a la reelección como diputado federal por un distrito de Cuajimalpa, Jorge Triana, quien cuenta ya con escolta de la referida corporación desde hace unas semanas, después de ser objeto de persecución, violencia física y amagos con armas de fuego en sus recorridos proselitistas de campaña.

Todo esto entre muchas denuncias más contra Morena y sus candidatos.

 

Por Abel López Jiménez.